Abogados Laboralistas

El borrador de la Ley del Trabajo a distancia que parece será aprobado este martes eleva al 30% el porcentaje de trabajo a distancia, este parece será voluntario y reversible.

Mediante acuerdo entre empresa y trabajador, siempre de conformidad con el Convenio Colectivo o Acuerdo Empresa-Trabajador, se podrá implementar el trabajo a distancia hasta un 30% de la jornada.

El anteproyecto distingue entre trabajo a distancia, teletrabajo y trabajo presencial, entendiendo trabajo a distancia como actividad realizada con carácter regular desde el domicilio, teletrabajo como trabajo que se realiza por medios o sistemas informáticos y telemáticos, y trabajo presencial el realizado en el centro de trabajo, obvio es que alguna actividad confundirá criterios del teletrabajo y trabajo a distancia.

Los empleados que trabajen a distancia tendrán los mismos derechos que los presenciales y no podrán sufrir perjuicio de sus condiciones laborales, incluyendo retribución, estabilidad en el empleo, tiempo de trabajo, formación y promoción profesional. La empresa tendrá que implementar medidas para los registros de jornada a distancia, surgiendo dudas con respecto a los horarios de trabajo si estos serán flexibles y lo que se podrá entender como hora extraordinaria.

El trabajo a distancia será voluntario para la persona trabajadora pero también para el empleador y requerirá la firma de un acuerdo. Será reversible y no constituirá causa justificativa de despido o de modificación sustancial de las condiciones laborales la negativa del trabajador a desempeñar su actividad a distancia, su falta de adaptación o ineptitud, o el ejercicio de reversibilidad, la falta de adaptación o ineptitud puede ser controvertido.

Las personas que trabajen a distancia tendrán prioridad para ocupar puestos que se realizan total o parcialmente de manera presencial, por lo que la empresa deberá informar de las vacantes disponibles. Tendrán derecho a la formación en términos equivalentes a los trabajadores presenciales; a la promoción profesional; a la desconexión digital; al derecho a la intimidad y protección de datos; a la seguridad y salud en el trabajo, y a recibir de la empresa los medios adecuados para desarrollar su actividad.

Según el texto, el desarrollo del trabajo a distancia “deberá ser sufragado o compensado por la empresa”, sin que pueda suponer costes para el trabajador relacionados con equipos, herramientas y medios vinculados al desarrollo de su actividad, a determinar en la negociación colectiva.

Los trabajadores a distancia podrán flexibilizar el horario de prestación de servicios establecido y el sistema de registro horario y el tiempo de trabajo realizado, debiendo incluir el momento de inicio y finalización de la jornada y de los tramos de actividad.

Es una cuestión importante a reseñar que cuando el trabajo a distancia sea algo excepcional con causa justificada la empresa no tendrá que establecer un acuerdo específico con los trabajadores.

No obstante, con carácter general, será contenido mínimo obligatorio del acuerdo de trabajo a distancia, sin perjuicio de la regulación recogida al respecto en los convenios colectivos, el inventario de medios, equipos y herramientas que exige el desarrollo del trabajo a distancia, “incluidos los consumibles y los elementos muebles”, así como de la vida útil o un periodo máximo para la renovación de estos.

También lo serán la enumeración de gastos que pudiera tener la persona trabajadora por el hecho de prestar servicios a distancia, así como la forma de cuantificación de la compensación que obligatoriamente debe abonar la empresa y momento y forma para realizar la misma.

Por otro lado, en el acuerdo de trabajo a distancia también deberá incluirse el horario de trabajo y las reglas de disponibilidad del trabajador, la distribución entre trabajo presencial y trabajo a distancia, el centro de trabajo donde queda adscrito el trabajador, el lugar de trabajo a distancia elegido por la persona o la duración de plazos de preaviso para el ejercicio de las situaciones de reversibilidad.

RONDA VALENCIA Abogados Laboralistas es un despacho de asesoramiento y defensa a particulares y empresas, en las áreas de derecho laboral y administrativo, con servicios en materia civil y penal. Un servicio especializado y próximo que busca ofrecer soluciones acordes a las demandas y necesidades del mercado.